Centro de Investigación MANES
Manuales Escolares
Exposiciones Temáticas

 

Un manual para la enseñanza de la Historia de América en España


Luciana OLIVEIRA CORREIA

Universidad de Alcalá de Henares

Doctoranda del Programa de Doctorado “Desarrollo Psicológico,

Aprendizaje y Educación: Perspectivas Contemporáneas”

2008

 
 
Página Siguiente
 

 

 

Desde el siglo XIX los manuales españoles de Historia para la enseñanza secundaria  (Historia de España e Historia Universal) incluían lecciones sobre América en sus contenidos. No obstante, fue durante la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) que tales contenidos se destacaron especialmente en los planes de estudio. La reforma educativa llevada a cabo por el ministro Eduardo Callejo en 1926 (Plan Callejo) agregó la asignatura Nociones de Geografía e Historia de América al currículo. Además, estableció que todas las asignaturas del Bachillerato deberían estudiarse por un manual único, elegido a través de concurso. El manual Nociones de Historia de América de Antonio de Jaén Morente (Madrid, Ediciones Oficiales, 1929) fue el adoptado como texto oficial de la asignatura del mismo nombre.

Haremos aquí una breve exposición sobre algunos puntos destacados del currículo de Historia en la reforma de 1926, así como del mencionado manual, que tiene un interés especial para la historia de las disciplinas escolares en España.

       

América y la Historia de la Civilización Española

 

Distintas son las interpretaciones sobre la importancia que adquirió América en la enseñanza secundaria durante la Dictadura de Primo de Rivera: el “sentimiento comunitario hispanoamericanista”, tan arraigado en los medios intelectuales y políticos desde el comienzo del siglo; la necesidad de enseñar sobre América a los españoles, a fin de que tuviesen la oportunidad de conocer más sobre su antiguas colonias; o incluso la intención de combatir los efectos de la llamada “leyenda negra”, son algunas de las posibles justificaciones de esta importancia.

El plan de estudios establecido por la reforma de 1926 organizó los estudios de Bachillerato en seis años, y la enseñanza de la Historia estaba asignada a los cuatro primeros cursos. La asignatura Nociones de Geografía e Historia de América se debía estudiar en el segundo año del Bachillerato elemental. En el año anterior se estudiaba la asignatura Nociones de Historia Universal, y en el año siguiente Historia de España. Finalmente, en el cuarto año se estudiaría Historia de la Civilización Española en su Relación con la Universal. Era una organización de la enseñanza que desde el punto de vista cronológico-espacial se organizaba desde lo más general (Universal), a lo más específico (España), preparando el terreno didáctico-historiográfico para estudiar la Historia de la Civilización Española (Historia de la Civilización Española en su Relación con la Universal), que debería cursarse en el Bachillerato universitario.

 El currículo de Historia elaborado por el  Plan Callejo centra su didáctica y narrativa alrededor de las nociones de nación y civilización española. Por Historia de la Civilización Española estamos refiriéndonos a la noción que sintetizaba en aquella época Juan Yela Utrilla: 

 

“[…] el sujeto de la Historia de la Civilización Española, que ha de ser la colectividad española a través de los tiempos, cuanto al objeto de la dicha historia, que ha de comprender a todos los hechos de carácter civilizador, excluidos los políticos-externos, que son objeto de la historia externa de España.”.[1]

 

La idea de la Historia de la Civilización Española no era una invención del Plan Callejo, pues ya desde finales del siglo XIX algunos autores de manuales de Historia para la enseñanza secundaria, como Alfonso Moreno Espinosa o Rafael Altamira, hablaban de este concepto en sus obras. Pero fue a partir de este Plan que los cuestionarios  para las asignaturas de Historia aseguraron un discurso de nación y de civilización para la enseñanza, dentro del cual la temática de América cobró gran protagonismo. Una revisión más detallada de los cuestionarios de las asignaturas de Historia nos demuestra que el interés por el nuevo continente no tenía otro objetivo que enseñar sobre la obra civilizadora llevada a cabo allí por España. No parece ninguna exageración afirmar que la Historia de la Civilización Española se apropió de América como parte constituyente de la nación y la civilización españolas.

 La Historia de América, según su cuestionario, es presentada a los alumnos a partir de la lección “La América precolombina”, seguida por “Los Vikingos o Normandos y el descubrimiento de la América”. Aunque estos dos temas cambien el patrón establecido para la narrativa sobre América de los manuales, no se busca dar a conocer una historia (o pre-historia) de América, sino presentar a América a partir de la presencia europea, más específicamente española. Por ejemplo, es significativo que el adjetivo “precolombino” califique todo lo que es anterior a una posible historicidad del continente americano: la llegada  de Cristóbal Colón a las Antillas en 1492.


 

[1] YELA UTRILLA, J.: Historia de la Civilización Española en su Relación con la Universal, Madrid, Ed. Oficial, 1928,  p.13.

Página Siguiente