Dispersión.

    Se llama dispersión a la diferencia entre la desviación mayor (violeta) y menor (rojo) de los distintos colores en los que se separa la luz blanca al atravesar un prisma fabricado con una determinada sustancia y refractarse. En las gemas, el efecto de la dispersión se denomina fuego, y se aprecia, en las piedras que lo tienen muy alto, como un efecto arco iris en determinados puntos de la gema al iluminarla con una luz puntual potente.

xr01-rutilo.JPG (19180 bytes)

El rutilo tiene una dispersión aún más elevada que el diamante
(Foto: IGE)

    La piedra natural con más fuego es la esfalerita. También diversos granates, el diamante y el circón. Existen, incluso, gemas sintéticas con más dispersión que el diamante (fabulita, rutilo sintético, etc.). De forma científica, la dispersión se puede evaluar estableciendo la diferencia de índices de refracción de una piedra con luz roja y con luz violeta de longitudes de onda determinadas.

    La dispersión del granate demantoide es de 0,057, la del diamante es de 0,044, la del circón 0,038 y la del rutilo sintético es de 0,330.