EL ÓPALO: SÍLICE AMORFA O SÍLICE HIDRATADA

El ópalo es seguramente una de las gemas más bellas que existen, y su efecto óptico, inexistente en ninguna otra, puede proporcionar en los ejemplares de más calidad una diversidad de colores y unos dibujos muy vistosos.

 

1. COMPOSICIÓN Y ESTRUCTURA

Hasta hace muy poco, se ha considerado al ópalo como sílice amorfa con un contenido en agua del 2 al 20%.

Por modernas técnicas de rayos X y microscopía electrónica, se ha comprobado que está formado por diminutas lepisferas compuestas por capas sucesivas de cristobalita y tridimita, de igual tamaño, dispuestas en forma de estructuras empaquetadas. Por tanto, no es propiamente amorfo, sino semicristalino. E1 ópalo de calidad gema se denominan ópalo C-T (cristobalita-tridimita).

 

2. VARIEDADES Y COLOR

Existen dos variedades fundamentales desde el punto de vista mineralógico: ópalo común y ópalo noble. El primero no presenta juego de colores y cuando es translúcido no tiene belleza. Por el contrario, el noble puede ser transparente, translúcido e incluso opaco, y aunque alguna variedad carece de juego de colores, lo normal es que luzcan este efecto óptico especial en mayor o menor intensidad y belleza.

Este efecto, denominado juego de colores, que no debe de confundirse con la opalescencia, se produce en el ópalo noble al actuar los paquetes de lepisferas como rejillas de difracción, y que según su orientación, el ángulo de incidencia de la luz y el tamaño de las esferas, hace que aparezcan placas que cambian de color: violeta a rojo, violeta a verde o azul.

r50.JPG (19437 bytes)

Ópalo noble con juego de colores
(Foto: IGE)

El color del ópalo (independiente del juego de colores) puede ser negro, gris, blanco, marrón, púrpura, amarillo, naranja, verde, azul-verdoso o incoloro. Por su transparencia pueden ser desde casi transparentes y ligeramente opalescentes hasta opacos.

Gemológicamente destacaremos las siguientes variedades:

Ópalo blanco. Con juego de colores, translúcido o semitranslúcido. Color blanco, grisáceo o amarillento, a veces lechoso y turbio.
Ópalo negro. Con juego de colores, opaco, de color oscuro; azul, negro pardo o verdoso. Es el más raro, bello y cotizado. Los buenos ejemplares alcanzan precios muy elevados, muy por encima del resto.
Ópalo de agua. Con juego de colores pobre. Transparente o semitransparente. Incoloro o amarillo pálido.
Ópalo de fuego. Con o sin juego de colores. Transparente y semitransparente. De color amarillo, anaranjado, rojizo o rojo.
Hidrofano. Traslúcido, lechoso y muy poroso. Cuando se mete en agua se vuelve más trasparente. Algunos ejemplares muestran un ligero juego de colores.
Ópalo matrix. Ópalo que conserva parte de la roca madre, generalmente en la base o en forma de venillas de color marrón rojizo. Para muchos no es una auténtica variedad, sino una forma de presentación.
Ópalo boulder (en roca). Ópalo con juego de colores,demasiado fino para tallarlo que se deja adherido a la roca madre.
Ópalos de colores. Traslúcidos y sin juego de colores, de colores diversos: verde, amarillo, cereza, azulado, etc.
Hialita. Incoloro, transparente y sin juego de colores.

No obstante, existe una amplia relación de nombres comerciales relacionados con el dibujo que forma el efecto del juego de colores, incorporándose muchas veces estas denominaciones al grupo de variedades como si verdaderamente lo fueran. Entre estos nombres podemos destacar:

Ópalo arlequín (efectos en rombos)
ópalo floral (efecto en forma de hojas)
ópalo estrellado (efecto de cielo estrellado)
ópalo ondulante, etc.

 

3. PROPIEDADES FÍSICAS GENERALES

Dureza. Es baja 5-6,5 en la escala de Mohs, presentando además una notoria fragilidad; cualquier golpe o cambio de temperatura puede fisurarlo. Igualmente, la evaporación del agua que contiene le causa un craqueado que le afea y le quita valor, pudiendo desaparecer el fuego de colores.
Exfoliación y fractura. Por ser amorfo no presenta exfoliación. La fractura es concoidea.
Peso específico. Bastante bajo y algo variable, 2,0/2,25.

 

4. PROPIEDADES ÓPTICAS GENERALES

Brillo. Vítreo, aunque también en ocasiones resinoso o céreo
Transparencia. Como ya hemos visto, desde muy transparentes hasta opacos.
Refracción. Al ser amorfo es ópticamente isótropo. Su índice de refracción es bajo, sobre 1,450.

 

5. RESPUESTA A LAS RADIACIONES CORTAS

El ópalo presenta fluorescencia blanca o verde y fosforescencia, y el ópalo de fuego da fluorescencia rojiza fuerte o verde. El ópalo de agua es inerte.

Luminiscencia frente a la luz UV larga. El ópalo presenta fluorescencia blanca, y algunos ejemplares dan fluorescencia verde por llevar uranio, y tiene fosforescencia. El ópalo de fuego da a veces fluorescencia roja o verde. El ópalo negro y el de agua son inertes.
Luminiscencia frente a la luz UV corta. En general, las respuestas son más intensas a la luz UV corta que a la larga.