[PORTADA]

[REGLAMENTO]

[DATOS DEL CURSO] [CONSULTAS] [INCIDENCIAS]

Cátedras de integración
Convenio Andrés Bello
La universidad y los procesos de integración social


1. OBJETIVO PRINCIPAL:

Las Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello tienen por objetivo principal generar conocimiento, impulsar la reflexión, promoción y difusión del pensamiento integracionista en educación, cultura, ciencia y tecnología.
 

2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Las Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello tendrán como objetivos específicos:

a. Promover el mayor conocimiento de los procesos de integración en los campos de la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología.
b. Apoyar el estudio comparado de los fenómenos políticos y sociales integracionistas más relevantes del mundo y en especial el de los países signatarios del Convenio Andrés Bello.
c. Fomentar la reflexión académica e investigación tendientes a contribuir a la formulación de políticas públicas en materia de integración.
d. Fomentar la investigación en los nuevos temas de la integración que apoyen el trabajo y acciones planteadas en el proyecto DOCAB [1].
e. Aportar a la constitución de un portafolio de prácticas exitosas que contribuya al desarrollo integral de los pobladores de los países del Convenio Andrés Bello.
 

3. TEMÁTICA:

Teniendo como marco de referencia la Alfabetización para el Desarrollo y la Formación de Educadores y otros actores sociales, líneas programáticas aprobadas por los Ministros de Educación, la presente convocatoria busca desarrollar las siguientes líneas de investigación:

• Pensamiento integracionista contemporáneo en América Latina.
• Educación superior para la transformación productiva y social con equidad.
• Formación de educadores para la inclusión social: prácticas pedagógicas de alfabetización, desarrollo de competencias laborales, interculturalidad, desarrollo con equidad.
• Prácticas y enfoques pedagógicos de la Educación para el Desarrollo Sostenible y la Cohesión Social.
• Construcción de valores ciudadanos en los sistemas educativos, a partir de la recuperación de la memoria y de las tradiciones culturales.

Pensamiento integracionista contemporáneo en América Latina

El ideario político-cultural, educativo, científico tecnológico, forjado por hombres y mujeres que desde lo precolombino hasta nuestros días representa la riqueza del conocimiento para la integración, es quizás desconocido, ignorado y muy escasamente difundido. Se enfrenta entonces una tarea de “arqueología del pensamiento”, que permita recuperar y hacer una lectura, del ideario señalado a la luz de nuevos códigos.
De manera paralela a la recuperación del pensamiento y la reconstrucción de conocimiento propios, surge la necesidad de gestionarlo, es decir, administrarlo, ponerlo a disposición de quien lo necesita con el objetivo de cumplir con su función primordial que es la de satisfacer las necesidades, sean éstas locales o regionales. Así mismo, supone una visión prospectiva en la gestión del conocimiento, es decir prever cuál se ha de requerir a futuro para planificar su generación.

El Proyecto Pensamiento Renovado de Integración [2] propone la siguiente tesis: Los procesos de globalización están marcando el paso de un mundo geopolítico a un mundo geoeconómico y, sobre todo, geocultural. El mundo en este siglo se constituirá en torno a lo geocultural. Será apropiado, construido, distribuido entre diferentes espacios culturales y América Latina debe ser uno de ellos.

Por otro lado, los fenómenos agregativos o integrativos como superfusiones de empresas comunicacionales o la misma Internet, propios de esta globalización, también generan su contrario, es decir, la desagregación y la desorganización, que no sólo afecta a los indígenas y a los campesinos, o sea a los sectores más desprotegidos de la sociedad, sino que también desestructuran los Estados, las sociedades nacionales y los actores que la constituyen.

Ese resquebrajamiento del estado nación ha debilitado el concepto de ciudadanía y, a través de las fisuras han emergido con gran fuerza las identidades que evidencian la enorme diversidad cultural de nuestros pueblos. La integración deviene un fenómeno complejo que requiere la búsqueda de aquellos elementos que desde la heterogeneidad garanticen el reconocimiento y por ende la inclusión de los individuos y las comunidades en un proyecto cultural común.

Desde la perspectiva del CAB se hace necesario que las IES generen y fortalezcan espacios de reflexión que permitan a los países miembros de la organización construir proyectos sólidos, desde la diversidad cultural como espacios de diálogo y reconocimiento de las identidades, otorgando a la educación, cultura y ciencia y tecnología un carácter estratégico y vital para el desarrollo. Un espacio vital para esos propósitos lo constituyen las fronteras, entendidas como el laboratorio político-cultural que permite develar todo el peso de los procesos identitarios, sociales, culturales y políticos entre los pueblos.

En ese sentido, las universidades pueden presentar líneas de investigación en los nuevos referentes filosóficos, históricos y económicos ocasionados por los cambios culturales contemporáneos y cómo éstos influyen en el “conocimiento” y la integración social entre los pueblos latinoamericanos, estudios comparados de los factores políticos y sociales integracionistas más relevantes del mundo y en especial de los países signatarios del Convenio Andrés Bello, estudios sobre identidad cultural y desarrollo socioeconómico en Latinoamérica y, estudios sobre el aporte del pensamiento humanista latinoamericano a la construcción del ideario integracionista.

Educación superior para la transformación productiva y social con equidad

El rápido tránsito de la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento, está llevando a los sistemas de educación mundiales y por igual a las instituciones de educación superior, productoras de conocimiento por excelencia, a una encrucijada donde convergen tres confusos y contradictorios factores: el demográfico, la globalización y el conocimiento. Estos factores han cambiado el rol de la educación, las universidades han tenido igualmente que afrontar complejos retos y asumir nuevos roles.

Si bien se ha retomado la estabilidad macroeconómica y han mejorado muchos indicadores de crecimiento económico y desarrollo humano, América Latina y el Caribe ve ampliar las brechas de equidad y distribución del ingreso frente a los países de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD). En el mismo lapso de tiempo otras regiones han presentado desempeños notables y muchos países pobres, con profundos conflictos han logrado cambiar su patrón de especialización y han entrado en la senda de círculos virtuosos que han promovido el desarrollo científico-tecnológico y la transformación de sus estructuras productivas.

Impulsar una idea de que América Latina y el Caribe cambien su estructura productiva y sus capacidades sociales, implica entre otros, reconocer su potencial innovador, crecimiento orientado a transformar las ventajas comparativas en competitivas, otorgar importancia a temas como educación, cultura, ciencia, tecnología e innovación, avanzar en un “modelo” propio productivo, sostenible y social basado en la capacidad de sus universidades, el desarrollo de innovaciones y la cohesión sociocultural de sus pueblos, es decir, una transformación productiva social basada en el conocimiento, de modo que se pueda aumentar la capacidad regional y nacional para agregar valor, diversificar la economía e innovar en nuevos procesos y productos.

Si se registran progresos en este sentido, ¿cómo se responde desde la oferta de educación superior a las múltiples y heterogéneas demandas del sector productivo? ¿Cómo acelerar los ritmos de los procesos educativos para que se adecuen a las cambiantes demandas del desarrollo productivo y el mercado laboral, sin que se produzcan efectos de deshumanización?

Se espera que las universidades participantes en la convocatoria presenten propuestas orientadas particularmente a:

a. Generar el marco teórico de la educación superior para la transformación productiva.
b. Estudio detallado de las relaciones entre la educación superior y el sector productivo.
c. Elaboración y análisis de los estados situacionales y las condiciones de los entornos nacionales y regionales sobre la educación superior para la transformación productiva.
d. La elaboración y formulación de propuestas de políticas públicas, planes estratégicos nacionales y regionales sobre la materia.
e. Establecimiento de nuevos espacios comunes regionales y mundiales de la educación superior (o terciaria) para la transformación productiva y social con equidad.
f. Colaboración en el estudio prospectivo regional a 2020 “La Educación Superior para la transformación productiva y social con equidad”.

Formación de educadores para la inclusión social: prácticas pedagógicas de alfabetización, desarrollo de competencias laborales, interculturalidad, desarrollo con equidad

A la luz de los Objetivos del Milenio, los grupos reconocidos como EXCLUIDOS, requieren la mayor atención por su condición de vulnerabilidad. Estos grupos están asociados básicamente a adultos analfabetas, sin empleo, escolares que dependen de la mujer pobre, jefe de hogar con varios niños a su cargo y que es responsable del sostenimiento familiar. O los niños, las niñas y adolescentes pertenecientes a comunidades en situación de riesgo social, que se encuentran en peligro inminente de abandonar la educación básica a edades tempranas, dando con ello continuidad al ciclo del analfabetismo adulto. También en varios de los países CAB los adultos y escolares pertenecientes a poblaciones indígenas tienen una identidad cultural que muchas veces las margina del resto de la comunidad. Estos hechos deben ser reconocidos por los educadores como problemas que requieren su atención y los programas formativos impartidos por las Instituciones de Educación Superior deben identificar las competencias que se esperarían del educador formado para una labor de transformación contextual.

Se espera que las universidades de los países del Convenio Andrés Bello participantes en la convocatoria del año 2006, entre otros temas contribuyan a dilucidar ¿sobre qué fundamentos investigativos se crean los programas de FORMACIÓN que existen? y si se ha generado, a partir de ellos, un corpus de conocimiento respecto a los factores relacionados con el aprendizaje de los adultos, las formas de enseñar y las didácticas especializadas. Las investigaciones deberán estar encaminadas a:

a. Identificar proyectos o experiencias significativas en los países de la región, orientadas a fortalecer los procesos de formación de educadores y actores sociales en educación, cuya intencionalidad es atender a poblaciones excluidas o en riesgo de exclusión social.
b. Elaborar propuestas para formar educadores y otros actores sociales que puedan atender el analfabetismo funcional que se genera por desuso de los aprendizajes adquiridos.
c. Identificar y comparar modelos de formación de educadores y otros actores sociales para la educación de adultos en condiciones de exclusión por razones de etnia, desplazamiento, desempleo.
d. Elaborar y formular propuestas de políticas institucionales a las IES nacionales y regionales sobre la formación de educadores y otros actores sociales para atender poblaciones excluidas.

Prácticas y enfoques pedagógicos de la Educación para el Desarrollo Sostenible y la Cohesión Social

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el período de 10 años comprendido entre 2005 y 2014 el Decenio de las Naciones Unidas de la educación con miras al desarrollo sostenible. Los gobiernos del mundo entero están invitados a aprovechar el Decenio para integrar la educación con miras al desarrollo sostenible en las estrategias y planes de acción nacionales relativos a la educación en todos los niveles apropiados. En consecuencia, el Decenio genera una cohesión social entendida como un Estado en el que existe una visión compartida entre los ciudadanos y el gobierno acerca de un modelo de sociedad basado en la justicia social.

La educación para el desarrollo sostenible y la cohesión social representa el proceso de aprendizaje que permite tomar las decisiones propias para preservar a largo plazo el futuro de la sociedad y su entorno. Crear capacidades para generar una reflexión orientada hacia el futuro. ¿Cuáles son las tendencias dominantes de estas relaciones? ¿Qué tendencias han primado en la formación de las personas y las comunidades de la región latinoamericana para establecer unas relaciones éticas con su entorno natural? ¿Cómo afrontan los sistemas educativos el desarrollo de soluciones adecuadas a las problemáticas ambientales teniendo en cuenta su vínculo indisoluble con las realidades sociales surgidas de la pobreza, las economías ilegales fruto del narcotráfico y la violencia? Es necesario investigar cuáles son los factores que inciden en el desarrollo de un pensamiento crítico para afrontar la responsabilidad de construir nuevos valores en la relación hombre-naturaleza.

Se espera que las universidades de los países del Convenio Andrés Bello participantes en la convocatoria del año 2006 presenten propuestas orientadas particularmente a:

a. Apoyar la formación de formadores en educación ambiental.
b. Fortalecer los procesos de formación de educadores y actores sociales en educación ambiental para el desarrollo social.
c. Formular propuestas innovadoras con base en prácticas ecológicas productivas sostenibles en aula abierta.
d. Elaborar y sustentar propuestas para generar alternativas participativas que respondan a la dinámica de una nueva cultura ambiental.
e. Sistematizar y analizar prácticas significativas en gestión y manejo de la biodiversidad nativa, el medio ambiente, los agroecosistemas y ecorregiones.
f. Fortalecer los procesos de apropiación social de la ciencia y tecnología y la enseñanza de la ciencia y la tecnología.

Construcción de valores ciudadanos en los sistemas educativos a partir de la recuperación de la memoria y de las tradiciones culturales

¿Cómo contribuye la recuperación de la memoria y de las tradiciones culturales en los procesos de construcción de ciudadanía?

Es necesario recuperar la memoria histórica y cultural de los pueblos y las comunidades para incidir en procesos formativos que valoren las identidades y el patrimonio cultural para favorecer la apropiación de los mismos.

Las investigaciones deberán estar encaminadas a identificar proyectos o experiencias significativas en los países de la región, que incorporen en los sistemas educativos la construcción de valores ciudadanos sustentados a partir de la recuperación de la memoria y de tradiciones culturales propias de sus entornos y por ende de sus comunidades, con miras a identificar prácticas que puedan ser transferibles o compartidas entre los países. Así mismo, estas investigaciones podrán elegir como segunda opción el diseño de estrategias pedagógicas que aporten a la construcción de valores ciudadanos desde los mismos proyectos culturales, con el fin de que los países incorporen estas propuestas dentro de sus sistemas educativos.
Desde esta perspectiva, se espera que las universidades de los países del Convenio Andrés Bello participantes en la convocatoria del año 2006 presenten iniciativas que sirvan para proponer programas dirigidos a los procesos de formación de educadores y actores sociales en educación para que vinculen su práctica al desarrollo de competencias para el ejercicio de los deberes y derechos que otorga la ciudadanía.

4. DURACIÓN Y METAS:

Las Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello se desarrollarán de la siguiente manera: el primer semestre de 2007 (enero-julio) estará dedicado a los aspectos docentes propios de la cátedra presencial y de manera paralela entre los meses de octubre de 2006 y julio de 2007, se deberá abordar el desarrollo de la línea de investigación propuesta por la universidad y la generación de documentos que sirvan de insumo al informe bienal de la integración que la Secretaría Ejecutiva del CAB presenta a su órgano máximo, la Reunión de Ministros de Educación de los Países del Convenio Andrés Bello (REMECAB).

Las Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello tienen como meta convertirse en centros de excelencia para el conocimiento comprensivo de la realidad latinoamericana y mundial, que recogiendo diferentes corrientes y líneas de pensamiento, sirvan para hacer visible lo que está pasando en este campo, resaltar las iniciativas que contribuyen al afianzamiento del proceso integracionista y generar propuestas, visiones de futuro y en general proyectos y acciones que promuevan la construcción de un espacio cultural común.

5. INTENSIDAD HORARIA Y PARTICIPANTES:

Las Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello tendrán una intensidad de mínimo sesenta (60) horas en su modalidad presencial y en ella deberá participar, por lo menos, un profesor invitado de un país diferente al oferente de la Cátedra.

6. MONTO:

Cada Cátedra será cofinanciada por el CAB con nueve mil dólares americanos (US$ 9.000,oo); de los cuales US$ 4.500.oo estarán destinados a cubrir los costos docentes de la Cátedra en su modalidad presencial, a realizarse durante el primer semestre de 2007 y US$ 4.500.oo para cubrir los costos de la investigación. Las universidades seleccionadas aportarán los demás costos administrativos, docentes e investigativos como contraparte de cofinanciación. Por su parte, el Convenio Andrés Bello difundirá los resultados de las investigaciones realizadas por las universidades en la serie: La universidad y los procesos de integración social, en la revista Institucional y promoverá la realización de un foro internacional para el análisis y debate de los resultados alcanzados, del cual financiará los gastos de estadía del representante de la universidad, en el lugar que se defina para la realización del evento.

7. SELECCIÓN:

Se escogerán doce (12) proyectos de investigación, uno por país, que mediante el curso presencial y el desarrollo de la investigación fortalezcan los vínculos de la universidad con la realidad latinoamericana. La selección de las propuestas estará a cargo de un grupo compuesto por cuatro reconocidas personalidades del mundo académico: un jurado seleccionado por la Secretaría Ejecutiva y un jurado por cada una de las áreas programáticas del CAB.

8. PAÍSES PARTICIPANTES:

Podrán participar las universidades de los países signatarios del CAB (Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela).

9. REQUISITOS MÍNIMOS:

Las propuestas de Cátedras de Integración Convenio Andrés Bello se presentarán por las universidades como parte de un programa oficial dirigido a otorgar título de pregrado o posgrado; deberán señalar los aportes económicos institucionales de cofinanciación para el desarrollo de la cátedra presencial y la línea de investigación, y el compromiso explícito de seguimiento, evaluación conjunta.

El CAB, dará en el proceso de calificación un porcentaje adicional a las propuestas que involucren a universidades ubicadas en zonas de frontera. Para el efecto la universidad podrá asociarse con otras universidades o centros de investigación en el diseño, desarrollo o financiamiento de la investigación.

10. OBLIGACIONES DE LA UNIVERSIDAD:

La universidad se compromete a cofinanciar el desarrollo de la cátedra presencial y la línea de investigación; se vinculará a la Red de Universidades CAB; participará en el evento internacional que para el efecto promueva el CAB; difundirá en su país los resultados de las cátedras y presentará los siguientes documentos:

a. Informe final de la investigación.
b. Un artículo para la revista Institucional del CAB, con la síntesis de dichos resultados.
c. Ensayos generados por los docentes de las cátedras y el material académico preparado por los investigadores y profesores de la cátedra que considere de interés para su publicación virtual en la página del programa.
d. Un documento con aportes académicos al informe de la integración que prepara la Secretaría Ejecutiva del CAB, junto con el Instituto Internacional de Integración, entidad especializada del CAB.

De igual manera y como una forma de estimular a investigadores jóvenes, podrá aportar los trabajos desarrollados por los estudiantes, para su publicación virtual.

11. REGLAMENTO:

Forma parte de esta convocatoria el reglamento anexo.

[1] DOCAB. Proyecto de Fortalecimiento de los programas doctorales y estudios posdoctorales en el espacio CAB. Mayor información sobre este proyecto en la página www.cab.int.co/doctorados

[2] El Espacio Cultural Latinoamericano. Bases para una política cultural de integración. Convenio Andrés Bello – Fondo de Cultura Económica. 2003. Disponible en
www.cab.int.co/catedras

Para comunicar errores o problemas con esta página: [ @ ]
Coordinación e Virtualización y Tecnología. Facultad de Educación. UNED. Copyright © 2007 [UNED]. Reservados todos los derechos. Revisado por última vez el 18 de June de 2009.