TEMA 13: ADICCION A LAS DROGAS Y CIRCUITOS DE RECOMPENSA DEL CEREBRO

 

 

INTRODUCCIÓN GENERAL

 

En este capítulo se estudia un tema clásico de la Psicología actual, que es el de la adicción a las drogas de abuso.

El tema de la autoadministración de drogas psicoactivas es un tema enormemente cargado de prejuicios y consideraciones morales y políticas (y también económicas), por lo que su estudio científico y objetivo no es nada fácil (algo parecido sucede con el tema de la orientación sexual, por ejemplo). Existen drogas psicoactivas cuya producción y consumo están permitidos y promocionados como el vino de Rioja o de Ribera del Duero y otras cuya producción y consumo están prohibidos y perseguidos, como el cannabis o el LSD, independientemente de que su uso sea recreativo o terapéutico y de sus efectos sobre la salud (la salud según la OMS). En general, y dependiendo del momento histórico y del lugar geográfico, los consumidores de algunas de estas drogas psicoactivas pueden ser alternativamente considerados delincuentes, marginados más o menos asociales, enfermos, gente normal o personas de gustos exquisitos (como también viene sucediendo con el tema de la orientación sexual). Dicho esto, es, no obstante, posible intentar un acercamiento lo más objetivo y desapasionado posible al estudio de los efectos de las drogas sobre el organismo y al estudio de las conductas de autoadministración excesiva (o de abuso) de drogas psicoactivas.

El tema se aborda en parte desde la perspectiva psicobiológica, es decir, desde la explicación de los mecanismos nerviosos que presumiblemente subyacen a estos comportamientos, pero también se aborda desde una perspectiva conductual o de psicología del aprendizaje, es decir, desde la explicación de los estímulos ambientales y sus relaciones que controlan estos comportamientos.

Además se presentan cinco drogas populares, que son el tabaco, el alcohol, el cannabis, la cocaína y la heroína; la presentación objetiva y desapasionada de los efectos que el consumo de estas drogas causa en el organismo y en la conducta (incluyendo la conduta de adicción) sugiere que la inclusión de cada una de ellas entre las drogas legales o las drogas ilegales no tiene relación alguna con dichos efectos; pero ¡cuidado!, esa relación puede aparecer después, cuando las drogas son declaradas ilegales y de su producción, distribución y venta se encargan las mafias narcotraficantes; entonces sí se encuentra una relación evidente entre la ilegalidad de las drogas y el peligro para la salud de su consumo.


OBJETIVOS

 

Los objetivos de este capítulo son que los estudiantes conozcan y sean capaces de describir:

 

-         Las vías de autoadministración de las drogas de abuso y cómo entran en el sistema nervioso central, que es donde se producen sus efectos psicoactivos.

-         Los mecanismos generales de acción de las drogas: interactuando con receptores y sistemas neurotransmisores concretos, como hace la cocaína con el sistema dopaminérgico por ejemplo, o actuando de forma más general sobre las membranas neuronales, como hacen los barbitúricos o el alcohol.

-         Los mecanismos de inactivación y eliminación de las drogas del organismo.

-         La tolerancia a las drogas desarrollada como consecuencia de la exposición a las mismas y la tolerancia cruzada, así como las diferencias entre tolerancia metabólica y funcional.

-         Qué sucede cuando deja de administrarse una droga de abuso a la que se ha estado expuesto durante bastante tiempo. Qué es el síndrome de abstinencia y la dependencia física.

-         Qué es la adicción y las diferencias entre adicción y dependencia física (en “orientaciones didácticas”, un poco más abajo, se explica con más detalle este punto del libro de texto).

-         Las ideas y conclusiones de la línea de investigación denominada “farmacología de la conducta”, en la que se investiga cómo el aprendizaje y la experiencia individual de los sujetos afecta a los efectos que las drogas tienen sobre ellos, y los fenómenos de tolerancia contingente, tolerancia condicionada y abstinencia condicionada.

-         La diferencia entre el enfoque clásico de condicionamiento durante la administración de drogas propuesto por Siegel, según el cual el EI es la droga y la RI el efecto directo sobre el SNC, y el propuesto por Ramsay y Woods (1997), según el cual el EI es el efecto directo de la droga sobre el SNC y la RI las respuestas compensatorias del sistema nervioso y el organismo a esos efectos del EI.

-         Las características de cinco de las drogas de abuso más utilizadas durante la historia de la humanidad, que son el tabaco, el alcohol, la marihuana (cannabis), la cocaína y los opiáceos.

-         Las teorías, incompatibles entre sí, de la dependencia física y del incentivo positivo para explicar el abuso en la autoadministración de drogas.

-         El paradigma de autoestimulación eléctrica intracraneal, en qué consiste y cuáles son sus presupuestos teóricos.

-         El sistema mesotelencefálico dopaminérgico como sustrato propuesto del sistema cerebral de la recompensa; su anatomía y su farmacología.

-         El papel propuesto al sistema mesotelencefálico dopaminérgico en las conductas motivadas naturales y en la adicción a las drogas.

 


ESQUEMA

 

1.- Principios básicos de la acción de las drogas

1.1.- Administración y absorción de las drogas

1.2.- Entrada de las drogas en el sistema nervioso central

1.3.- Mecanismos de la acción de las drogas

1.4.- Metabolización y eliminación de las drogas

1.5.- Tolerancia a las drogas

1.6.- Efectos de la abstinencia de la droga y dependencia física

1.7.- ¿En qué consiste la adicción?

 

2.- Papel del aprendizaje en la tolerancia a las drogas y efectos de la abstinencia de drogas

2.1.- Tolerancia contingente a las drogas

2.2.- Tolerancia condicionada a las drogas

2.3.- Efectos condicionados de abstinencia

2.4.- Consideraciones sobre el condicionamiento de las drogas

 

3.- Cinco drogas que se consumen habitualmente

3.1.- Tabaco

3.2.- Alcohol

3.3.- Marihuana

3.4.- Cocaína y otros estimulantes

3.5.- Opiáceos: heroína y morfina

3.6.- Comparación entre los peligros del tabaco, el alcohol, la marihuana, la cocaína y la heroína

3.7.- Los dilemas de la droga: dar con el equilibrio adecuado

 

4.- Teorías psicobiológicas de la adicción

4.1.- Teorías de la dependencia física de la adicción

4.2.- Teorías del incentivo positivo de la adicción

 

5.- Circuitos de recompensa del cerebro

5.1.- Autoestimulación intracraneal: características fundamentales

5.2.- El sistema dopaminérgico mesotelencefálico y la autoestimulación intracraneal

5.3.- El sistema dopaminérgico mesotelencefálico y las conductas motivadas naturales

 

6.- Mecanismos nerviosos de la adicción

6.1.- Pruebas de la intervención del sistema dopaminérgico mesotelencefálico en la adicción a las drogas


ORIENTACIONES DIDÁCTICAS

 

La idea general del capítulo 13 del libro de Pinel es la siguiente: las drogas psicoactivas son diferentes en su estructura química y, por lo tanto, en su mecanismo de acción sobre el SNC y en sus efectos sobre el comportamiento y la subjetividad (y así, por ejemplo, la cocaína o las anfetaminas son estimulantes que actúan sobre la recaptación de dopamina, la heroína y la morfina son analgésicos que actúan sobre los receptores de opiáceos endógenos, el cannabis es un alucinógeno que actúa sobre los receptores CB1 y el alcohol es un depresor del SNC que actúa sobre las membranas de las neuronas), pero sin embargo todas ellas tienen aspectos cualitativamente comunes que vale la pena estudiar e investigar desde la perspectiva de que esos aspectos cualitativamente comunes quizá expliquen lo que esas y otras drogas tienen en común sobre el comportamiento: la capacidad de convertirse en drogas de abuso, y quizá las diferencias cuantitativas en esos aspectos cualitativamente comunes también puedan ayudar en la explicación de las diferencias cuantitativas entre esas drogas (hay que fumar mucho menos para hacerse dependiente del tabaco que de la marihuana) para convertirse en drogas de abuso.

El capítulo comienza con una descripción somera de los principios de la acción de las drogas de abuso, incluyendo la definición de tolerancia y dependencia, para preguntarse ¿en qué consiste la adicción? La definición que ofrece Pinel es correcta y sintética: “Los adictos son consumidores habituales de drogas que las siguen consumiendo a pesar de sus efectos adversos sobre su salud y su vida social, y a pesar de sus esfuerzos reiterados por dejar de consumirlas”. Adictas, pues, son aquellas personas metidas en una espiral en la que para evitar los males del consumo de drogas deben consumirlas. A continuación se incluyen los criterios establecidos en el manual de psicodiagnóstico DSM-IV, de la Asociación Americana de Psiquiatría, para diagnosticar “abuso de un droga”. Se incluye para ayudar a los estudiantes a entender el tema, pero no es materia de examen: 

 

Criterios establecidos en el DSM-IV para la dependencia a una sustancia según la American Psychiatric Association en 1994:

Patrón mal adaptado de abuso de una sustancia que produce trastornos o dificultades físicas importantes desde un punto de vista clínico, siempre que se manifiesten tres (o más) de los aspectos abajo expuestos en cualquier momento, dentro de un período de 12 meses:

1.- Tolerancia, definida en cualquiera de los siguientes términos:

a)       Necesidad de consumir una cantidad notablemente superior de la sustancia a fin de conseguir la intoxicación o el efecto deseado.

b)       Efecto marcadamente menor con el uso continuado de la misma cantidad de una sustancia.

2.- Abstinencia, definida en cualquiera de los siguientes términos:

a)       Síndrome de abstinencia característico de la sustancia.

b)       Consumo de una sustancia (o, en su defecto, otra de la misma clase) a fin de aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

3.- Consumo de una sustancia a menudo en grandes cantidades o durante períodos de tiempo más largos de los pretendidos inicialmente.

4.- Existencia de un deseo persistente o de esfuerzos inútiles por reducir o controlar el uso de la sustancia.

5.- Empleo exacerbado del tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (p. ej., acudir a muchos médicos o conducir largas distancias), su consumo (p. ej., fumar encadenadamente) o la recuperación de sus efectos.

6.- Abandono o reducción de actividades importantes de carácter social, ocupacional o recreativo derivadas del uso de la sustancia.

7.- Consumo continuado de la sustancia a pesar de conocer la existencia de un problema persistente o recurrente, ya sea de índole física o psicológica, que con toda probabilidad ha sido motivado o exacerbado por la sustancia (p. ej., el consumo habitual de cocaína, independientemente de saber que produce depresiones, o el consumo continuado de bebidas alcohólicas, a pesar de saber que ello empeora una úlcera).

 

Se diagnosticará abuso de una sustancia con dependencia fisiológica si hay pruebas que demuestren la existencia de tolerancia o abstinencia.

Se diagnosticará abuso de una sustancia sin dependencia fisiológica si no hay pruebas de la existencia de tolerancia o de abstinencia.

(American Psychiatric Association, 1994; En Iversen 2001, p 152, obra citada en la bibliografía recomendada).

                       

El capítulo continúa con algunas de las líneas de investigación del proyecto denominado “farmacología del comportamiento” (aunque no aparece así denominado en el texto de Pinel), en el que la Psicología del aprendizaje pone de manifiesto que la actuación de las drogas sobre los organismos concretos (ratas concretas o personas concretas) depende de la historia individual de esas ratas o de esas personas en su interacción con las drogas. Y se explican tres fenómenos que lo demuestran: a) la tolerancia contingente a la droga, en la que los organismos que han estado expuestos a drogas mientras realizaban determinados comportamientos desarrollan tolerancia a aspectos de esos comportamientos (y no desarrollan esa tolerancia otros organismos que mientras estaban expuestos a la misma dosis de droga no estaban realizando esos comportamientos); la tolerancia contingente a la droga es una tolerancia que hace referencia a un comportamiento, a una respuesta; b) la tolerancia condicionada a la droga, en la que los organismos muestran la máxima tolerancia a la droga cuando ésta se administra en unas circunstancias estimulares (en un contexto) igual o muy similar al contexto en el que se ha venido administrando (y no se observa esa tolerancia cuando la droga se administra en un contexto nuevo). La tolerancia condicionada a las drogas es una tolerancia que se explica teóricamente por asociación de estímulos, es decir, por condicionamiento clásico o pavloviano; c) los efectos condicionados de abstinencia, que demuestra que los efectos de la abstinencia de droga son máximos cuando el organismo previamente expuesto a la droga se encuentra en el contexto en el que la droga solía serle administrada (o autoadministrada).

En el esquema tradicional para explicar el condicionamiento en la (auto)administración de drogas, defendido por Siegel, el EC es el contexto estimular, que predeciría el EI, que sería la droga, la cual produciría una RI actuando sobre el funcionamiento del SN (cada droga según su mecanismo de acción, sobre sistemas neurotransmisores concretos, etc), y la RC serían las respuestas del organismo anticipándose a esos efectos incondicionales de la droga. En el esquema alternativo explicado en el texto (Ramsay y Woods, 1997) la RI son las respuestas compensatorias del organismo (en respuesta al EI, que serían los efectos directos de la droga sobre el SNC), y la RC sería parecida a la RI, es decir, serían respuestas compensatorias de mayor o menor amplitud en respuesta al EC que sería, como en el modelo de Siegel, el contexto. En el esquema de Ramsay y Woods, pues, el EI es la RI del esquema de Siegel, la RI es la RC de Siegel, y la RC es una respuesta cualitativamente similar a la RI producida en cada caso.

Tras repasar los efectos del uso y abuso de las cinco drogas mencionadas en la introducción sobre la salud y sobre el comportamiento, el autor reflexiona e invita a reflexionar sobre la extraña lección que se da al potencial usuario de estas drogas desde las leyes que prohíben o permiten con más o menos restricciones el uso de unas u otras.

La última parte del capítulo se dedica a las teorías psicobiológicas de la adicción, incluyendo los circuitos cerebrales que se suponen sustrato fisiológico de estas conductas. Básicamente existen dos teorías: la de la dependencia física y la del incentivo positivo. Conceptualmente estos puntos de vista teóricos para explicar la adicción son paralelos a las teorías del punto de ajuste energético frente al incentivo positivo para explicar la ingesta, estudiadas en el capítulo 10.

La evidencia, fundamentalmente el hecho de que mucho después de que hayan desaparecido los síntomas de síndrome de abstinencia tras una desintoxicación muchos adictos que desean dejar las drogas vuelven a drogarse, parece poner de manifiesto que la conducta de autoadministración de drogas de abuso no se explica por la teoría de la dependencia física (o no solamente).

La investigación que se presenta en lo que queda de capítulo (circuitos de recompensa del cerebro y mecanismos nerviosos de la adicción) es la aportación más genuinamente psicobiológica al tema de la adicción a las drogas, y debe estudiarse con atención teniendo en cuenta que lo que se acaba encontrando, esto es, unos circuitos cerebrales cuya activación produce placer y cuya neuroquímica confluye en el sistema dopaminérgico, parece, en determinadas estructuras cerebrales (fundamentalmente la vía que conecta el área tegmantal ventral mesencefálica con el núcleo accumbens, en los ganglios basales) ajustarse a la teoría del incentivo positivo como explicación de la adicción a drogas.

 


BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

 

 

Iversen, L.L.: Marihuana. Conocimiento científico actual. Ariel, Barcelona: 2001.

En esta obra el profesor Iversen, farmacólogo internacionalmente reconocido, explica en detalle cómo actúan los cannabinoides o principios activos del cannabis sobre el SNC y otras partes del organismo para producir sus efectos, tanto los psicoactivos como los terapéuticos (entre los que se encuentran aplicaciones frente a las náuseas provocadas por la quimioterapia contra el cáncer, el glaucoma, determinados tipos de dolor, la epilepsia, el asma, etc.), incluyendo los cannabinoides sintéticos y los antagonistas de los receptores de la anandamida (cannabinoide endógeno). También explica porqué los datos científicos actuales sobre los riesgos, los efectos y la práctica de fumar marihuana no parecen apoyar la clasificación de esta droga como narcótico peligroso sin ninguna utilidad práctica en muchas legislaciones.

 

Escohotado, A.: Aprendiendo de las drogas. Usos y abusos, prejuicios y desafíos. Anagrama, Barcelona: 1995.

Esta obra del profesor Escohotado es una revisión actualizada de su, quizá más famosa, Para una fenomenología de las drogas, de 1992. El libro está estructurado como un manual de psicofarmacología en el que se pasa revista a muchas de las drogas y psicofármacos conocidos. La diferencia con los manuales de psicofarmacología es que en éstos los efectos sobre el comportamiento, la subjetividad y los efectos secundarios y riesgos del uso de drogas y psicofármacos suelen presentarse de forma objetiva, mientras que en esta obra se narran en primera persona o a través de testigos directos. Su lectura debería complementar la lectura del vademécum y la del manual clásico de psicofarmacología para las personas interesadas en saber lo que pasa cuando se toman drogas.


PRACTICAS

 

1.- Existe una planta polinesia denominada kawa-kawa que actualmente se emplea como ansiolítico alternativo a drogas mucho más peligrosas (como las benzodiazepinas) en muchos países occidentales.

Busque en Internet (o en bibliotecas o centros de documentación) información científica contrastada sobre los usos y mecanismos de acción de esta planta y escriba unas doscientas cincuenta palabras (media cara de un folio) sobre lo que le parezca más relevante de lo que haya averiguado. Incluya las referencias en las que haya encontrado la información.


PREGUNTAS DE AUTOEVALUACION

 

PREGUNTAS CORTAS

 

1. La teoría de la dependencia física de la adicción sugiere

 

2. ¿Cómo se denomina el fenómeno según el cual la exposición a una droga produce tolerancia a otras drogas que previsiblemente actuarían mediante un mecanismo similar?

 

3. Cite una droga ilegal cuyo uso a dosis sociales parece refrenar la conducta agresiva.

 

4. ¿Qué propone la teoría del incentivo positivo de la adicción?

 

DESARROLLO BREVE

 

1. Explique cómo puede demostrarse que se ha desarrollado tolerancia a una droga.

 

2. Explique brevemente la tolerancia contingente a la droga.

 

3. Describa brevemente los estudios de correlación entre la actividad dopaminérgica y las conductas motivadas naturales.

 

RESPUESTAS

CORTAS

1.- : Que la principal motivación para ingerir drogas son  los síntomas de abstinencia (p.419)

2.- Tolerancia cruzada (p. 400)

3.- La marihuana (p. 411).

4.-  Que la adicción es el ansia por los efectos placenteros/incentivadores de las drogas (p.420)

DESARROLLO BREVE

1.- Mostrando que una dosis determinada de la droga tiene menos efecto que el que tenía antes de la exposición a la droga y/o mostrando que se necesita más droga para producir el mismo efecto. Lo que esto significa es que la tolerancia es un desplazamiento de la curva de respuesta a la dosis hacia la derecha (p. 400).

2.- Es la tolerancia a una droga que se produce sólo a los efectos de la droga que de  hecho se experimentan, y no a la exposición de la droga en sí misma. Por ejemplo, se

desarrolla tolerancia contingente a los efectos anticonvulsivos del alcohol sólo si el alcohol se administra antes de las convulsiones y efectivamente previene las convulsiones, y no si se administra después (p. 402-3).

3.- Estos estudios se han centrado en conocer si la liberación de dopamina del sistema mesotelencefálico se produce con las conductas consumatorias o con las preparatorias. La mayor parte de los estudios indican que la liberación de dopamina ocurre durante las conductas preparatorias (conductas como buscar comida o bebida), es decir, la liberación de dopamina aumenta durante la preparación para la recompensa, lo que indica que la dopamina desempeña un papel en la motivación del incentivo (p.425)