La asignatura Teoría y Procesos de la Orientación pretende facilitar una sólida fundamentación teórica de la orientación e intervención psicopedagógica. Si la orientación educativa no contara con una fundamentación teórica, en modo alguno, podría ser considerada una actividad científica. Desprovista de desarrollo teóricos, la orientación se reduciría a una actividad artesanal, basada únicamente en la experiencia, la intuición o el altruismo. Por ello, la orientación educativa, como actividad científica y profesional, no puede concebirse sin unos fundamentos teóricos que le proporcionen un marco conceptual organizado y un sistema consistente de criterios que sirvan de guía para la intervención.

Ahora bien, la orientación no puede reducirse a la teoría, pues en ese caso no dejaría de ser una mera especulación filosófica lo que en nuestro campo no tendría sentido ya que “la orientación o es intervención o no es nada”. Por todo ello, antes de iniciar el estudio de la asignatura, conviene tener presente que el principal sentido de la materia es la teoría para la práctica, es decir, la adquisición de contenidos teóricos que fundamenten la intervención orientadora.