Curso de Experto Universitario en
"Delincuencia juvenil y Derecho penal de menores"
Director: Dr. D. Carlos Vázquez González

Organiza


 
Presentación del curso
Objetivos
Destinatarios
Inscripción
Programa
Metodología
Profesorado
Bibliografía
Horario de atención al alumno
Sesiones presenciales
Evaluación
Documentos y artículos
Legislación
Estadísticas
Selección de jurisprudencia
Circulares e instrucciones de la Fiscalía
Enlaces
Novedades
Contacta con nosotros

 

FICHA DEL LIBRO

El modelo de la competencia social de la Ley de Menores.
Como prevenir y evaluar para la intervención educativa

Garrido Genovés, Vicente, et al.

ISBN: 8484566919 
ISBN-13: 9788484566915 
Editorial: Tirant lo Blanch
Serie: Criminología y Educación Social
1ª ed.
Valencia – 01/10/2006
Páginas: 295. Formato: 22 x 15 cms.

ÍNDICE: Presentación. Introducción. I. Del modelo asistencialista al modelo de la competencia social: hacia un sistema de justicia riguroso. II. Los profesionales educativos en el marco de ley menor: recursos, intervención y eficacia. III. La predicción de la conducta delictiva en el marco de la Ley penal del menor. IV. Psicopatía juvenil. V. La investigación piloto en la Comunidad Autónoma de Murcia. VI. Epílogo. Apéndices.

SINOPSIS: Estos no son años fáciles para el tratamiento educativo de los menores antisociales. España sufre una profunda transformación demográfica, y nuevas formas de crimen alarman a los ciudadanos. Algunos de los delitos que han saltado a las páginas de los periódicos y las portadas de los telediarios han sido ciertamente espantosos, y han tenido a delincuentes juveniles como sus autores. De pronto, la sociedad española parece que ha descubierto que los jóvenes pueden ser responsables de delitos muy graves, y ha urgido a sus políticos a que impongan "la ley y el orden". En verdad nada tenemos contra la idea de que el delito grave sea castigado con severidad. Lo que queremos afirmar, sin embargo, es que la dureza por sí sola no es una buena estrategia de política criminal. Y más aún, que esa dureza cuando se convierte en la columna vertebral del sistema de justicia juvenil tiene dos claras perversiones. En primer lugar, manda el mensaje a la sociedad y —lo que es peor— a los educadores de los menores de que en realidad no es importante llevar a cabo programas de tratamiento riguroso, ya que lo prioritario es que los jóvenes "aprendan la lección". En segundo lugar, afirma la falacia de que un programa de intervención, por su naturaleza, implica "ser blandos" con los chicos.