Contenidos > Recorrido histórico > Síntesis
Mapa conceptual | Síntesis | Propuestas | Bibliografía | Actividades y evaluación

SÍNTESIS DEL CAPÍTULO

En este primer tema, se ofrece una explicación histórica del modo en que el estudio del medio ha sido utilizado por la pedagogía como fuente de conocimientos para niños y jóvenes.

Se aborda el paso desde una pedagogía “del” medio ambiente (explicaciones sobre la naturaleza, fundamentalmente) y “en” el medio ambiente (lecciones impartidas en contacto con la propia naturaleza) a una pedagogía “para” el medio ambiente (la educacion ambiental), es decir, una pedagogía que, además de tomar en cuenta los supuestos anteriores, persigue como objetivo del proceso de enseñanza/aprendizaje una conducta correcta de los seres humanos respecto al entorno. Ahora ya no sólo interesa a la pedagogía formar a las personas, sino también contribuir a una mejora del medio natural y social, coadyuvar en el reequilibrio de una sociedad global que necesita hacerse más equitativa, y promover un verdadero desarrollo sostenible.

La novedad que aporta la Educación ambiental es ésta, precisamente: ampliar los objetivos de la acción educativa que, siendo profundamente humana, ahonda en su carácter social, de modo que uno de los ejes que guían la acción educativa es la persona y otro eje es la problemática ambiental como desafío para la sociedad.

A través de los diferentes apartados, este tema ofrece una secuencia de los principales pasos que se han ido dando para conformar lo que hoy conocemos como teoría de la Educación ambiental.

En la década de los sesenta, se toma el año 1968 como fecha simbólica de inicio de este movimiento educativo, analizándose las respuestas pedagógicas que, en este sentido, se produjeron en el Reino Unido, los Países Nórdicos y Francia, pioneros en la incorporación de la educación ambiental al mundo de la educación.

También se hace historia sobre la preocupación manifestada por la UNESCO en torno a los problemas ambientales y sus implicaciones educativas, preocupación que viene de antiguo y que la sitúa como pionera en el apoyo a actividades educativo-ambientales.

En el siguiente apartado, se abordan los hitos más importantes de la década de los 70: la creación del Programa MAB de la UNESCO; La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano (Estocolmo 1972); la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y del Programa Internacional de Educación ambiental; El Seminario de Belgrado (1975) y la Conferencia de Tbilisi (1977).

La década de los años 80 es merecedora de un nuevo apartado, que se inicia con el tratamiento del llamado “Informe Brundland”, considerado un antecedente del Congreso Internacional de Educación ambiental de Moscú (1987). Entre las Conclusiones de este Congreso, se destaca la necesidad de que los distintos países miembros de la UNESCO desarrollen sus propias Estrategias Nacional de Educación ambiental, a partir de las directrices que dicho Congreso establece para una Estrategia Internacional al respecto.

Es en esta década cuando se afianza el concepto de desarrollo sostenible que, en lo sucesivo, inspirará la teoría y la práctica de la Educación ambiental, en la búsqueda de una sociedad global en la que se atenúen significativamente las diferencias Norte-Sur en el acceso y disfrute de los recursos.

El apartado siguiente se refiere a los hitos principales de la década de los años 90: en primer lugar, la Cumbre de Rio, celebrada en el año 1992, un encuentro de Jefes de Estado y de Gobierno procedentes de países de todo el planeta. También el Foro Global, ámbito de encuentro de la sociedad civil, representada por más de 15.000 personas procedentes de organizaciones no gubernametales y movimientos de base.

En ambos acontecimientos se afianzó el nexo entre medio ambiente y desarrollo y se adoptaron resoluciones que, de uno u otro modo, instan a los responsables políticos a luchar contra la principal de las contaminaciones mundiales: la pobreza.

La Conferencia de Río concluyó con una Declaración compuesta por 27 principios interrelacionados, que reconoce como objetivo el de “establecer una alianza mundial nueva y equitativa” entre los Estados, los sectores-clave de las sociedades y las personas, con el fin de proteger la integridad del sistema ambiental y la calidad de vida de todos los habitantes del planeta.

En Río se firmaron distintos Acuerdos (Convenio sobre la Diversidad Biológica, Convención Marco sobre el Cambio Climático, Convención sobre la Desertificación) así como también se adoptó una Estrategia global de acción que se recoge en el llamado “Programa 21” o también “Agenda 21”. En el texto se detallan las medidas que el Programa propone para orientar los necesarios cambios en el medio ambiente.

Por su parte, el Foro Global dio a luz un interesante documento, en el marco de la Jornada Internacional de Educación ambiental, documento que aborda la necesidad de profundos cambios éticos, económicos, conceptuales y educativos, para “formar ciudadanos con conciencia local y planetaria”. Este documento es el “Tratado de Educación ambiental para sociedades sostenibles y responsabilidad global”, cuyo texto íntegro se incorpora en la segunda parte de esta Guía.

Finalmente, un apartado se dedica al tratamiento de la Conferencia Internacional sobre Medio Ambiente y Sociedad: Educación y conciencia pública para la sostenibilidad, que tuvo lugar en Tesalónica (Grecia) en el año 1997, es decir, a los 20 años de la Conferencia de Tbilisi.